Este proyecto es una colaboración técnica en conjunto con Eigengrau Lab para la residencia del diseñador Esteban Serrano.

Punto Flotante es un ejercicio sobre los lenguajes formales y temporales de la luz solar en el espacio de la ciudad. El trabajo busca explorar cómo la noción de tiempo se hace presente gracias a los reflejos espontáneos del sol, su movimiento y su relación con la geometría urbana. Punto Flotante tiene como objetivo conectar la realidad urbana con una escala superior, expandir la presencia del tiempo desde un orden local a un orden astronómico. El trabajo consiste en tres heliostatos (espejos cuyos reflejos pueden ser orientados) controlados por computador con espejos de 60, 70 y 90 cm de diametro cada uno.